15 de enero de 2018

LA MARJAL DELS MOROS

Hago la primera entrada en el blog del año con un gran pesar.
En los primeros días del año ardió una de mis zonas favoritas cercanas a mi ciudad, Valencia.
Este humedal, que ya ha ido siendo apaleado por diversas causas y razones (sí, intereses del ser humanos de por medio...) ha acabado ardiendo.

Espero una pronta recuperación de este paraje. Espero que las aves migratorias que allí suelen habitar no lo den por perdido. Espero.













6 comentarios:

  1. Las palabras sólo ensombrecen más aquello que los ojos no quieren ver, la cabeza no comprende y el corazón llora de impotencia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué tristeza! Esto se repite una y otra vez y parece no tener fin. Si no protegemos lo que nos rodea nos hundiremos junto a lo que destrozamos.
    La segunda foto podría tener una doble interpretación: la del ave que contempla cómo han destrozado su habitat o un poco como planteas, con esperanza y con el pájaro oteando el horizonte buscando un lugar cercano desde donde poder volver a empezar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es!!!. Parece condición irremediable del ser humano. Mucha tristeza... Gracias por tu comentario!! <3

      Eliminar
    2. Sobre el aguilucho que otea el paisaje, has captado perfectamente el mensaje, el doble mensaje implícito en la imagen ;-)

      Eliminar
  3. No hay que preocuparse, las zonas húmedas se recuperan con facilidad, solo necesita un poco de tiempo y agua, mucha agua, ....

    ResponderEliminar